Pez piedra

Pez piedra

DISTRIBUCIÓN

Océanos tropicales Índico y Pacífico desde el Mar Rojo hasta la Gran Barrera de Coral, Australia

ECOSISTEMA / HÁBITAT

Arrecifes de coral y rocosos

HÁBITOS ALIMENTARIOS

Depredador de emboscada

TAXONOMÍA

Orden Scorpaeniformes (peces escorpión y parientes), Familia Synanceiidae (peces piedra)

El pez más venenoso del mundo es un pariente cercano del pez escorpión, conocido como pez piedra. A través de sus espinas de la aleta dorsal, el pez piedra puede inyectar un veneno que es capaz de matar a una persona adulta en menos de una hora. En la naturaleza, el pez piedra no usa su veneno para capturar presas, sino para evitar la depredación. El veneno es extremadamente doloroso y probablemente sea bastante efectivo para rechazar incluso a los depredadores potenciales más fuertes.

Los peces piedra son maestros del camuflaje y pueden mezclarse tan perfectamente con su entorno que sus presas, depredadores e incluso los buceadores humanos tienen problemas para verlos. Casi siempre se sientan perfectamente quietos, en el fondo del mar, en su hábitat preferido de coral y arrecifes rocosos, y sus colores suelen ser una combinación perfecta para el sustrato. Incluso se han observado algunos individuos con algas creciendo en ellos. 

Si bien este camuflaje les brinda una mayor protección contra los depredadores, su propósito principal es permitir que los peces piedra embosquen a sus presas. Se alimentan de otros peces de arrecife y algunos invertebrados que viven en el fondo, pero no persiguen activamente a estos animales. En cambio, esperan que les llegue la cena. Esperando horas seguidas, el pez piedra ataca cuando su presa potencial está a menos de la longitud de su cuerpo. Sus poderosas mandíbulas y bocas grandes crean tanta presión que son fácilmente capaces de succionar a sus presas desprevenidas y tragarlas enteras.

Los peces piedra rara vez son consumidos por las personas y no existe una pesquería dirigida a esta especie, aunque a veces se capturan individuos para el comercio privado de acuarios. Actualmente no se conocen las tendencias de la población, pero no hay evidencia que sugiera que la actividad humana amenace al pez piedra. Sin embargo, dado que la actividad humana continúa amenazando su hábitat (arrecifes de coral), es importante que los científicos continúen investigando esta y otras especies, para asegurarse de que las poblaciones sean estables.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!